Como tapizar una butaca

La renovación de los tapizados de nuestras sillas, sofás o butacas nos brindan la oportunidad de dar un cambio a la decoración de las estancias de nuestra casa. Este cambio de tapizado puede ser sencillamente por introducir un nuevo «look» o también porque el tapizado original está ajado por el uso diario.

Sea cual fuere el motivo para el cambio de tapizado es un trabajo de bricolaje que podemos realizar nosotros mismos. Es necesario destacar que aunque puedas ver videos, como el que te mostramos en esta página, en los que parece que es sencillo, tiene sus complicaciones para alguien que nunca a realizado esta tarea.

Consejos sobre tapizar una butaca

Lo primero es quitar la tela del tapizado original. Si el tapizado está rematado con ribete de pasamanería tira de él ayudándote con unos alicates. La pasamanería es utilizada para ocultar las grapas que sujetan la tela y está pegado con adhesivo. Si el tejido del tapizado no sale junto con el ribete tendrás que tirar de igual manera de la tela. Quizás no quieras que la tela se rompa, por si fuera necesario utilizar las piezas como plantilla, entonces tendrás que quitar las grapas primero.

Es muy probable que también tengas que renovar la espuma interior, ya que con el tiempo se deteriora igualmente. Intenta sacar la espuma vieja con cuidado ya que la puedes utilizar como plantilla para cortar la espuma nueva.

Hay que eliminar todas las grapas que sujetaban el tapizado y la espuma para permitir el alojamiento de las nuevas grapas. Si ni posees un sacagrapas, te puedes ayudar de un punzón o un destornillador para sacarlas y poder atraparlas con unas tenazas. Si puedes consigue un sacagrapas ya que su precio es relativamente económico, oscilan entre 3 y 7 euros dependiendo del modelo.

Para dar forma redondeada a la espuma tienes dos opciones. Una es redondear las esquinas con un cuter, la otra, más sencilla, es recubrir la espuma más gruesa con otra fina de un centímetro de grueso.

Para tapizar la butaca de la imagen se ha utilizado espuma de densidad media de 3 cm de grueso y se ha recubierto con espuma de densidad baja de 1 cm. Sujeta la espuma con unas grapas para poder trabajar cómodamente cuando la revistas con la tela de tapizado.

La tela es mejor cortarla de dimensiones mayores al hueco a cubrir. Una vez grapada la tela se recorta con el cuter o con unas tijeras. La tela debe ser grapada en todo el perímetro sin dejar espacio entre grapa y grapa para garantizar una buena sujeción del tapizado.

A falta de una grapadora de aire comprimido te aconsejamos que utilices una grapadora de calidad, ya sea manual o eléctrica, en la que puedas ajustar la fuerza de impacto. Si la madera es dura tendrás problemas si no es así.

Debes tener cuidado de que no queden pliegues en la tela. Para ello será preciso ir tensando la tela a medida que grapas. No es necesario tensar en demasía; con el empuje de la mano es suficiente.

Cuando tengas toda la tapicería grapada cubre las grapas con pasamanería, de venta en mercerías, o con un ribete que puedes hacer tú con la misma tela utilizada para el tapizado de la butaca.

Utiliza un buen adhesivo, los hay específicos para pegar tejidos, para evitar que pueda despegarse con el uso diario.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad