Rollos necesarios para empapelar

¿Cuántos rollos se necesitan?

Un rollo normal de papel pintado, el llamado Euro-Rollo, tiene una anchura de 0,53 m y una longitud de 10,05 m, es decir, suficiente para una superficie de techo o pared de 5 m2, aproximadamente.

Por lo tanto, si dividimos los metros cuadrados de la pared entre los metros cuadrados del rollo nos dará el número de rollos necesarios para empapelar la pared.

Herramientas

  • Metro
  • Brocha para cola
  • Cúter
  • Rodillo de goma esponjosa
  • Tijeras
  • Recanteadora
  • Cepillo de empapelar
  • Cubo con paleta agitadora
  • Lápiz
  • Mesa para encolar las tiras de papel
  • Plomada
  • Cortadora
  • Rodillo para juntas

Preparación de la base

Una preparación correcta de la base es muy importante para un resultado óptimo. Por norma general, la base debe estar seca, lisa, firme, limpia, resistente y absorbente. Si se cumplen estas reglas básicas, el proceso de empapelar se desarrollará sin problemas. ¿Pero qué significa esto exactamente? En primer lugar quisiéramos acabar con un prejuicio que sigue estando ampliamente divulgado: Es falsa la afirmación de que en las construcciones nuevas no se puede emplear papel pintado sino solamente sucedáneos debido a la humedad restante. Porque si la base está correctamente preparada, cualquier papel pintado se puede aplicar sin problemas, incluso en construcciones nuevas.

El papel pintado antiguo debería quitarse previamente por completo. Esto se lleva a cabo rápida y sencillamente con un papel pintado separable o desprendible en seco.

Por lo demás, los papeles pintados viejos deberían mojarse con agua y con un líquido removedor. Una vez que el papel pintado se ha empapado, resulta más fácil quitarlo. También resulta fácil quitar rápidamente papeles viejos con un dispositivo separador por vapor caliente (los comercios especializados en papeles pintados los alquilan). Para quitar el papel pintado no se debería emplear detergente lavavajillas. Estos productos son disolventes de grasa y pueden disolver sustancias como grasas (en cocinas) así como otros residuos de la base. Con la aplicación de la cola que contiene agua sobre la base durante el empapelado, estos residuos pueden ser activados y transportados a la superficie. Estos residuos, en parte muy agresivos, pueden penetrar en el papel pintado y desteñir la superficie. En caso de bases con sustancias penetrantes es necesario aplicar una capa de pintura aislante.

Eliminar las capas de pinturas antiguas cretáceas empapandose con agua mezclada con líquido removedor. Tras el secado, la base debería sellarse con una capa de imprimación.Con respecto al resto de pinturas antiguas (como pinturas de dispersión, al óleo y barnices), primero se debe controlar si están firmemente unidas con la base. Emplear, a tal efecto, una cinta adhesiva que se pega sobre la pintura antigua para volver a quitarla. Si hay residuos en la cara posterior de la cinta adhesiva, hay que eliminar la pintura antigua.

En otros casos, pintar previamente la capa de pintura antigua o tratarla con un disolvente adecuado y lavar posteriormente con agua (de lo contrario, no se adhiere la cola); también existe el peligro de que la humedad de la cola no pueda penetrar en la base. Eliminar las bases antiguas que ya no estén firmes (acabados de construcciones antiguas, etc.) y tratar la pared previamente con una imprimación profunda para empapelar. Si procede, emplear papel maculatura o una base non woven. Para emplastecer agujeros y rugosidades se debería emplear de forma exclusiva emplaste de yeso.

Es válido para acabados nuevos: evidentemente, la base debe ser clara y seca. Por regla general, esta situación se da al cabo de seis semanas. En caso de dudas, cubrir una superficie de aprox. 50 x 50 cm con film plástico y cinta adhesiva durante unas 24 horas. Si al cabo de este tiempo se ha formado humedad debajo del film, el espacio se debería ventilar o calentar durante un tiempo. Dado que un acabado nuevo es una base muy absorbente, antes de empapelar debería someterse a un tratamiento previo con una cola buena. Las superficies lisas de hormigón (techos, etc.) deberían imprimirse antes de empapelar (encolado previo, base de papel pintado pigmentado, imprimación profunda para empapelar).

En caso de paredes y techos que hayan sido emplastecidos en toda su superficie con un emplaste, es recomendable y casi siempre suficiente un encolado previo después de esmerilar la superficie para igualarla. Con ello se obtiene un poder absorbente uniforme de la base. Además, en este tipo de imprimación se disuelve ligeramente la capa de cola en el posterior empapelado con lo que aumenta el poder adhesivo de la cola correspondientemente aplicada.

1 comentario en «Rollos necesarios para empapelar»

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad