Protección para madera de exteriores

La mejor forma de proteger la madera en exteriores es mediante la aplicación de lasures. Este producto, a diferencia de los barnices tradicionales para madera de exteriores, no obstruye sus poros. De esta manera permite a la madera respirar y adaptarse en mayor medida a las condiciones metereológicas. Son resistentes a los rayos ultravioleta, al agua y previenen la aparición de hongos al llevar incorporados productos insecticidas y fungicidas.

Para madera nuevas no es necesaria la aplicación de tapaporos y el lasur se aplica directamente sobre la madera una vez lijada y limpia de polvo. En maderas viejas es necesario eliminar cualquier resto de pintura o barniz, ya sea mediante calor o con decapantes químicos, y sanear los que la madera pudiera tener antes de su aplicación.

Su aplicación se realiza con brocha, a poder ser ancha. Aplica una primera mano generosa que secará transcurridas unas 4 o 5 horas. Comprueba el secado al tacto antes de aplicar una segunda mano de lasur. Si la madera tiene una gran exposición al sol es conveniente aplicar una tercera mano para aumentar su durabilidad.

El lasur es de gran resistencia y puede aguantar más de cuatro años antes de tener que volver a realizar mantenimiento.

1 comentario en «Protección para madera de exteriores»

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad