Como reparar un grifo que gotea

Una grifo que gotea y pierde agua es un problema frecuente en el hogar. Esto tiene una sencilla solución, que consiste en cambiar la junta o, en el caso de las llaves monomando, los cartuchos cerámicos. Las herramientas que vas a necesitar son simplemente una llave inglesa o fija y un destornillador de estrella.

Para evitar riesgos, es necesario cortar el agua cerrando las llaves de paso de la zona donde se encuentra el grifo si las hubiera. Si la casa no dispone de estás llaves habrá que cerrar la llave principal.

Disponemos de diversos tipos de junta de estanqueidad para elegir:

Junta de Suela

Junta de Caucho (en color negro para la llave de agua fría y en rojo para el agua caliente).

Junta de Neolite (elaboradas a base de caucho natural y sintético de alta resistencia).

Junta de Nitrilo (elaboradas con caucho sintético).

Aunque la medida de estas juntas suele se de 1/2 pulgada, es recomendable ir con la junta que se va a cambiar, para comprobar que la medida es la misma.

Reparar un grifo tradicional de dos mandos.

Lo primero que tenemos que hacer es retirar la tapa que cubre el tornillo que sujeta el mando del grifo (de color azul o rojo .). La tapa se saca haciendo palanca con un desatornillador plano o cualquier otro elemento similar. Después de sacar la tapa, verás el tornillo que sujeta la manilla de la llave al vástago. Afloja el tornillo y saca la llave de regulación de agua.

Una vez sacada la llave, hay que aflojar el vástago con la llave inglesa y extraerlo para sustituir la junta dañada por una nueva. Limpia de posibles restos de cal o de óxido del lugar donde va la junta para asegurar que tenga un buen ajuste.

Reparar un grifo monomando.

Este tipo de grifo tiene en su interior un cartucho cerámico que puede ser el causante del problema; aunque es cierto que rara vez se gastan. Si la llave empieza a gotear, primero se debe limpiar el cartucho. Si esto no soluciona el problema, habrá que cambiar el cartucho por uno nuevo.

Para cambiar el cartucho debemos retirar primero el mando. Generalmente el mando de la llave está sujeto por un pequeño tornillo oculto detrás de una pequeña tapa. Para sacarlo procedemos de igual manera que en los grifos clásicos. Para soltar la tuerca se debe usar una llave inglesa. Si la llave del grifo es de metal es aconsejable colocar un pedazo de trapo o papel para evitar que se raye. Retirar completamente la tuerca y después sacar el cartucho que se mantiene en su posición mediante una pequeña guía ubicada al fondo. Colocar el cartucho nuevo y seguir los mismos pasos a la inversa para dejar el grifo colocado.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad