Soldadura en frío

La soldadura en frío es un tipo de soldadura mediante adhesivos expósicos para la que no se necesita aplicación de calor y que fraguan rapidamente.

La soldadura en frío se puede encontrar preparada para amasar directamente, o con los dos componentes por separado que tendrás que unir, en cualquier ferretería o tienda de fontanería.

Aplicación de la soldadura en frío

¿Tienes una pequeña fuga de agua?. Para una pequeña fuga de agua producida por una rotura en una tubería o a través de una junta, la soldadura en frío puede ser tú solución. Esta es una reparación del hogar que puedes realizar tu mism@ sin apenas complicación.

Aunque según algunos fabricantes se puede aplicar incluso con la tubería goteando, es aconsejable que cortes el suministro hasta que cese el goteo. Corta un pedazo de masilla y amásala con la mano hasta que veas que se puede manipular con facilidad. Haz un cordón y rodea la parte donde está la fuga, prensándola y dándole forma. Para la terminación final, humedécete los dedos y pásalos por los bordes de la soldadura en frío hasta que quede bien adherida.

Espera el tiempo que aconseje el fabricante, más o menos 5 minutos, para abrir el suministro de agua.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad